logo
img
img
Recibe más información
6 tips para saber si tu dieta es la correcta cuando haces ejercicio

Hacer ejercicio es uno de los hábitos que te permiten mantener una adecuada calidad de vida. Además de todos los beneficios físicos y psicológicos que conlleva, te permite disfrutar de un tiempo personal. En Tierra y Armonía valoramos la importancia de tener a sólo unos pasos de tu casa, espacios y atracciones increíbles para hacer ejercicio. 

Cada desarrollo cuenta con amenidades como gimnasios, pistas de jogging y canchas para que practiques tu deporte favorito y te diviertas todo el tiempo. Ya sea que te guste hacer ejercicio solo o en compañía, las múltiples opciones para elegir te permitirán todo menos aburrirte.

La alimentación es una parte central que completa el circulo del ejercicio y las amenidades que tenemos para ti. Es por ello que deseamos compartir contigo, la forma de saber si tu alimentación es la adecuada. 

Sin entrar en detalles de calorías ni porciones (ya que eso es algo individualizado y se ve en consulta directa con un nutriólogo), te vamos a enseñar 6 sencillos pasos a seguir para que tu alimentación sea lo más saludable posible.

1.    Completa

Para empezar tu alimentación debe ser completa, es decir, debe incluir los 3 grupos principales de alimentos – Frutas y verduras, Cereales y tubérculos, Alimentos de origen animal y leguminosas-. En cada tiempo de comida debes incluir al menos un alimento de cada grupo: Una fruta o verdura, un cereal o tubérculo y un alimento de origen animal o  leguminosa.

 

2.    Equilibrada

Una vez que incluimos un alimento de cada grupo, ahora debemos equilibrarlo. Imagina tu plato de comida. La porción de frutas y verduras es la que debe verse más abundante, de ser posible la mitad del plato. En segundo lugar los cereales como el arroz, la pasta, la tortilla (tratando de escoger siempre cereales integrales). Y finalmente los alimentos de origen animal como carnes, lácteos o huevo y las leguminosas deben verse en menor cantidad.

 

3.    Variada

Tu alimentación debe ser lo más variada posible en cada tiempo de comida y también cada día. Por ejemplo: Hoy desayunaste avena con leche y plátano, mañana desayunas huevo con verduras y tortilla, pasado mañana desayunas yogurt con granola y manzana, etc. Es decir, hay que variar cada grupo de alimento siempre que se pueda. Comer diferentes frutas cada día, diferentes verduras, diferentes cereales. De esta forma podemos asegurar que no nos va a hacer falta prácticamente ningún nutriente, llámese vitamina, mineral, proteína, o cualquier otro.

 

4.    Inocua

También debe ser inocua, es decir, libre de microorganismos patógenos. Para esto hay que lavar y desinfectar perfectamente las frutas y verduras, cocer de manera adecuada las carnes, consumir lácteos pasteurizados, etc. Esto también es parte de una alimentación saludable.

 

5.    Suficiente

Y finalmente no es lo mismo lo que necesita un niño de 1 año que lo que necesita un joven deportista ni tampoco lo que necesita una mujer embarazada. Cada individuo tiene necesidades específicas de alimentos, calorías y nutrientes por lo que debe ser adecuado a cada persona. Para calcularlos necesitamos conocer ciertos aspectos de la persona como su peso, su edad, su actividad física, etc., aunque eso se ve directamente con un nutriólogo.

 

6.    A tiempo

Tu alimentación debe tener horarios. El desayuno debe hacerse en un lapso no mayor a dos horas después de levantarse después de dos horas de levantarse, esto para que el cuerpo empiece con energía y pueda llevar a cabo las funciones de todo el día. Y la cena debe hacerse mínimo dos horas antes de acostarse. Esto para que la digestión se lleve a cabo de manera adecuada.


Con apoyo de hierbabuena.com.mx

CONOCE NUESTROS 8 MODELOS