logo
img
img
Recibe más información
palabras para entender mejor antes de comprar tu vivienda

Vivir cerca del periférico te permite tener ventajas que al final crean un impacto positivo en el nivel de vida que deseas tener para ti y los tuyos. En Tierra y Armonía sabemos lo importante que es para ti tu tiempo y tu seguridad; es por ello que en cada uno de nuestros desarrollos, la ubicación se centra en estos dos importantes pilares. El resultado son las familias felices que pueden ver crecer su patrimonio seguros de que han tomado la decisión correcta. 
En medio de esta decisión te encontrarás en el proceso de la compra de tu inmueble  y en una cantidad de términos y palabras que tal vez, no suenen tan comunes para ti. Es normal, no estar familiarizado por lo que en esta ocasión queremos apoyarte para que conozcas un poco más los términos de los que te hablarán el día que decidas comenzar a vivir tu sueño y contar con tu propia casa. 
Amortización: es el monto de tu mensualidad que se abona a tu deuda y no a intereses o comisiones. Una hipoteca con mayor tasa de interés, pero amortizable en menos años, te asegura que pagarás rápidamente tu adeudo y, por lo tanto, tendrás un ahorro considerable en intereses.

Avalúo: es un instrumento que te ayudará a conocer el valor comercial del inmueble que quieres comprar o vender. Para saber que el precio es correcto y justo de acuerdo al mercado. Sirve también para que el notario calcule los impuestos y derechos que deberás pagar por comprar tu vivienda. El costo del avalúo varía según las dimensiones del inmueble en cuestión. 

Buró de Crédito: Es una empresa mexicana, cuyo objetivo principal es registrar el historial crediticio de las personas y empresas que hayan obtenido algún tipo de crédito, financiamiento, préstamo o servicio. NO cobran deudas; NO aprueban créditos y estar en el buró es algo completamente normal. 

Broker hipotecario: también se le conoce como asesor patrimonial. Te asesora para elegir el crédito que más te conviene de acuerdo con tu presupuesto, historial crediticio y capacidad de endeudamiento.

CAT: El Costo Anual Total de un crédito hipotecario es una unidad de medida que sirve para saber cuánto te costará un crédito durante todo el plazo. Además, es un dato que te permite comparar diferentes hipotecas. Incluye la tasa de interés nominal, las comisiones que pagarás por apertura del crédito y la administración del mismo, así como los seguros que estarás obligado a contratar junto con el crédito. El CAT no incluye los gastos notariales ni los impuestos que se generen por la adquisición del inmueble, o el avalúo. Estos serán una carga para tu cartera y su importe varía.

Crédito a tasa de interés fija: significa que los intereses del financiamiento que recibiste no se incrementarán o cambiarán durante la vida del crédito. De esa forma, conocerás exactamente el monto que vas a pagar cada mes.

Crédito a tasa de interés variable: los créditos hipotecarios a tasa variable son aquellos en los que el monto de tu mensualidad varía a lo largo de la vida del crédito. Por ello, debes procurar que tu crédito esté en pesos, no en unidades de inversión (UDIS) o en salarios mínimos, pues estas medidas dependen de la inflación y con el tiempo cambian, o sea, suben. Con una mayor inflación pagarás siempre más, pero tus ingresos no necesariamente se van a incrementar a la par.

Enganche: Es el monto que la institución financiera no te financiará, es decir, debe salir de tu bolsillo. Normalmente equivale al 20% del valor de la casa. Ese dinero se va directamente a la compra de la propiedad, así que no debes tomarlo como un gasto o dinero perdido.

Escritura: El documento legal que transmite el título legal de una propiedad.

Gastos notariales: se dividen en cuatro rubros: derechos, impuestos por adquisición, gastos y honorarios del notario. Todos los trámites que comprueban que el inmueble a adquirir está libre de adeudos por hipotecas pasadas (gravámenes), de servicio de agua y de predial se pagan con este desembolso. También incluye los trámites de cambio de propietario ante el Registro Público y la creación de las nuevas escrituras, así como el pago de impuestos por la compra.

Gravamen: es la obligación o carga que se aplica sobre un bien o un inmueble y a las obligaciones fiscales o impuestos que afectan a una propiedad cualquiera.

Hipoteca: es el préstamo que te hace una institución financiera, por el cuál pagas una mensualidad con un costo adicional (intereses), a un plazo determinado. La mayoría de las personas piensa que entre mayor sea el plazo mejor es el crédito, la realidad es que un plazo de 15 años resulta cómodo y financieramente mejor.

Historial crediticio: se refiere al tu comportamiento como pagador cumplido en créditos anteriores y vigentes como, tarjetas de crédito, financiamiento automotriz y créditos en tiendas departamentales, así como el nivel de endeudamiento que tienes. Todo ese será lo que evalúen las instituciones bancarias para determinar si eres candidato a una hipoteca.


Vía Metroscubicos.com

CONOCE NUESTROS 7 MODELOS