logo
img
img
Recibe más información
¿sabías que la decoración influye en tu estado de ánimo?

Comprar tu propia vivienda y contar con las llaves de tu propia casa te da la libertad de decidir incluso sobre aspectos que llegan a pasar desapercibidos. Imagina tener las ventajas de poseer una vivienda ubicada a pocos minutos de las principales vías de acceso de la ciudad; con seguridad y con amenidades para que toda tu familia disfrute de experiencias como sólo en los desarrollos de Tierra y Armonía se pueden disfrutar.

Y al interior de tu casa, tener herramientas que influyan positivamente en la calidad de vida de tus seres queridos como lo es el aspecto tan importante de la decoración.

Tu hogar te nutre y te apoya o agota tu energía y te deja exhausto. No es de extrañar que el color sea un componente principal de cómo experimentamos el mundo que nos rodea. Pero lo que puede sorprender a algunos es el hecho de que los colores en nuestro entorno tienen un efecto definitivo en los estados de ánimo y emociones. A medida que comienzas a conceptualizar el diseño interior de tu casa, asegúrate de estar usando los colores de manera que se ajusten al tono que deseas crear en el espacio.

Muchos objetos y elementos dentro de una casa pueden tener un impacto significativo en el estado de ánimo. De acuerdo con lo que sabemos sobre la psicología del color, los tonos vibrantes como amarillo, naranja y verde fomentan la socialización y la comunicación, mientras que los tonos oscuros como el púrpura, azul, rojo y tonos más oscuros de verde reflejan una sensación un poco sombría. 

Aún así, cuando se aplican en lugares apropiados, pueden evocar una sensación de confort. Los tonos cálidos de amarillo y naranja inspiran relajación e impulsan la creatividad. El rojo es el "tipo malo" de la decoración del hogar, porque aunque puede aumentar la energía cuando se usa en cantidades más pequeñas, puede parecer hostil y aumentar la ansiedad cuando se usa como el color dominante de la habitación.

La forma en que se ilumina el espacio también es muy importante para el ambiente general. La mejor fuente de iluminación es, por supuesto, el sol, por lo que el número y el tamaño de las ventanas de una habitación pueden aumentar la felicidad, la tristeza o la ansiedad.

El tamaño y la amplitud de un cuarto también influye en el estado de ánimo. Las personas son más creativas y enfocadas en cuartos con techos más altos, y su estado de ánimo mejora significativamente. La proximidad de las plantas puede mejorar especialmente el estado de ánimo, la concentración e incluso la retención de la memoria, ya que la presencia de elementos naturales reducen el estrés.

Además de los colores, la amplitud y los elementos naturales, las texturas y las formas de los muebles también pueden producir ciertas respuestas emocionales. La rica textura de una alfombra lanuda mejorará la sensación de comodidad y felicidad, mientras que los elementos metálicos decorativos, como un reloj de pared, un jarrón, etc., promoverán la fuerza y la independencia. Las piezas de madera están relacionadas con la salud y el crecimiento personal. Los muebles deben estar dispuestos de una manera que no establezcan un "espacio muerto" (dispuestos contra la pared), ya que fomentan la energía negativa.

Es fácil sentirse abrumado por las tareas de la vida cotidiana en el mundo moderno. Tómate un momento para reflexionar sobre cómo te gustaría que fueran tu hogar y tu vida, y empieza dando pequeños pasos cada día para crear un sitio que te haga sentir bien.

Vía metroscubicos.com

CONOCE NUESTROS 8 MODELOS